Ayrton Senna tricampeón

Publicado: 19/10/2011 en Ayrton Senna, Formula 1, Pilotos F1
Ayrton Senna da Silva

Ayrton Senna da Silva

Hoy Miércoles 19 de Octubre de 2011, se cumplen exactamente 20 años desde el tercer y último título de Formula 1 logrado por el, para la mayoría, mejor piloto de la historia.

En días tan sensibles como los actuales (muerte en pista de Dan Wheldon hace un par de días corriendo en la IZOD IndyCar Series), recordar al piloto brasileño se torna inevitablemente triste para los fanáticos tuercas. Su muerte tan temprana e inesperada (Imola, 1994) es sin duda la razón principal, pero hay razones “satélites” que de igual manera afectan el sentir: ser un talentoso piloto en pista, pero mejor persona aún fuera (y dentro) de ella, su cercanía espiritual a Dios que es reconocida incluso por no-creyentes (Sidney Watkins, delegado medico y de seguridad de la Formula 1 en los días posteriores a la muerte de Senna, aquel 1 de Mayo de 1994, dijo que al sacar a Ayrton del auto post-accidente “sentí que dió un suspiro y, sin ser religioso, pude sentir que ese fue el momento en que su espíritu se separó de su cuerpo”) ó lo solidario y altruista que Ayrton fué con un Brasil sumido gran parte en la pobreza (“no puedo vivir en una isla de prosperidad, cuando estoy rodeado de un mar de miseria”, decía Ayrton cada vez que le preguntaban por su generosidad).

Ayrton Senna da Silva ganó tres campeonatos mundiales de Formula 1, los años 1988, 1990 y 1991. 20 años más tarde su sobrino Bruno Senna le rinde homenaje y tributo con los números “88”, “90” y “91” en su casco, corriendo para la escudería Lotus Renault, también en Formula 1. Corrió para 4 escuderías en la máxima categoría: Toleman, Lotus, McLaren y Williams. Ha servido de inspiración para cientos de jóvenes pilotos, incluido el Campeón del mundo del año 2008, Lewis Hamilton, que usa un casco amarillo en memoria del brasileño.

Monumento a Ayrton Senna en Sao Paulo

Monumento a Ayrton Senna en Sao Paulo.

Quizás en las próximas palabras se pueda entender el por qué de la importancia de Ayrton Senna en la vida de seres que nunca lo conocimos personalmente, sin siquiera ser contemporáneos a sus logros y acciones, pero cada vez que se conmemora algun acontecimiento relativo a él, aparecen ganas ilógicas de verlo levantarse de la tumba, de subirse a un auto y dar una vuelta rápida tan lenta como sea posible, una vuelta interminable, una vuelta que no termine nunca. De ver un onboard en las calles de Monaco a una mano, de escucharle un “¡te extraño, Alain!”, verlo adelantar a toda velocidad en Donnington, con lluvia, con ganas de ser campeón, sintiendo su felicidad al otorgarle felicidad a su país.

Porque Ayrton es lo más cercano a un superhéore que los amantes de las tuercas hemos tenido. No, más que eso. Ayrton Senna es la síntesis perfecta entre un humano como el lector o como yo, y un héroe al que vivir en la abulia de la homeostásis le daba más miedo que morir.

Anuncios
comentarios
  1. Tobal dice:

    Por verlo sentado dentro del auto durante toda la qualy para, sobre el final, hacer una vuelta de todo o nada que casi siempre se traducía en una pole aplastante (sacarle 1 o 2 segundos a un compañero de equipo).

    Escucharlo con sus frases del tipo “en eau rouge hablo con Dios” o “cuando pase a fondo por eau rouge, la f1 carecerá de sentido para mí”, entre tantas otras. Es el piloto perfecto desde la conducción, carisma, agresividad, etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s